“COVID fue el culpable.”

En cuestión de meses, Ruby Abarca pasó de limpiar mesas a ser dueña de su propio restaurante, y con planes de abrir otro.

Para leer esta historia en ingles, ingrese aquí

Un lunes por la mañana a fines del mes de noviembre, el estacionamiento del restaurante mexicano Ruby’s en Gentry Pkwy. ya estaba lleno. En el interior, Ruby nos ofreció una demostración: enchiladas, pozole y el más popular, los doblados. Luego, contó los eventos de su vida que dieron un sorprendente giro durante la orden de quedarse en casa de Texas en la primavera pasada. 

Fue entonces cuando una combinación de eventos — la pérdida de su trabajo, una comunidad con tiempo libre y menos opciones de restaurantes, publicaciones virales en las redes sociales y patrocinios de radio — le dio a Ruby una oportunidad. Ella aprovechó esa oportunidad y nunca miró hacia atrás. Aquí está su historia en sus propias palabras, editada para su extensión y claridad. 

“Mi nombre es Ruby Abarca. 

Vine a Tyler hace unos siete años desde Santana, California, cerca de Anaheim y Newport Beach. La vida allí era más cara y difícil. Un tío mío vivía aquí e invitó a mi familia y a mí a venir. 

El primer restaurante en el que trabajé fue Chico’s Restaurant, ahora donde se encuentra Torchy’s Tacos. Ahí limpié mesas y lavé platos. 

Cuando cerraron sus puertas, trabajé en Chuy’s, nuevamente limpiando mesas. Tuve la oportunidad de unirme a la cocina como cocinera. Me encantó. Me quedé allí tres años y apoyé en la tortillería también. 

Yo cocinaba desde los seis años y ya sabía prepararla con buen sazón. Amo, amo, amo cocinar. La gente me ha dicho: “Pagarías por cocinar para otros” No lo hago, pero si tuviera que hacerlo, lo haría. Es un placer para mi. 

Después de Chuy’s estaba el Hotel Hilton, donde me permitieron usar la cocina. El padre de uno de los gerentes me pidió una vez cientos de docenas de tamales. 

Comencé a preparar comida para más personas. Mi hermano trabaja en una compañía de cortar pasto. Él dijo: “¿Por qué no le vendes a los trabajadores?” 

Después, comencé a trabajar en Daniel Boone’s. Trabajé en la barra de ensaladas y continué trabajando en la barra de desayuno Hilton y en eventos. Ganaba más o menos $ 600 a la semana, mucho dinero para mí. Siempre pedía los viernes libres, era cuando vendía tacos de canasta, que vendía a $ 1 cada uno. 

Todo fue perfecto en ese momento. 

Luego, COVID comenzó en marzo. Los que estábamos en Daniel Boone’s sin salario fuimos despedidos, unos 20, incluido un empleado de 15 años. No podía quedarme ahí, porque tenía gastos. 

Cambié a vender comidas a $ 10 el plato para los trabajadores que trabajaban con mis hermanos en Gilmer. Empecé a hacer más que antes. 

Compré una olla de cocción lenta y algunas costillas. Pensé: “Quiero probar algo diferente. Quiero intentar hacer barbacoa “. Resultó no ser lo que esperaba, pero lo probé para hacer unos tacos y funcionó. ¡Fue un accidente que salió bien! Le tomé una foto y llamó la atención. A estos tacos los llame  doblados de barbacoa. Fueron el boom en muchas fiestas. 

Algunos DJ de radio de Mega 99.3 y La Invasora 96.7 y otros influencers de las redes sociales probaron mis platos y ayudaron a correr la voz. Estaba vendiendo mi comida desde casa y se agotó en 30 minutos. Después de eso, preparé el doble. 

Abría al mediodía, pero a partir de las 8 a.m., tenía gente haciendo fila, afuera de la casa . Vendí de nuevo después de la primera hora. Esto fue en abril, durante la orden Stay at Home. La policía vino y dijo: “Nos encanta tu comida”. Pero me dieron una llamda de advertencia. Un vecino se quejó del tráfico. Mi clientela cambió de la mayoría de los latinos al 99% de afroamericanos. Esto se debió a que se corrió la voz en las estaciones de radio y las redes sociales. 

Probablemente COVID realmente me ayudó porque muchos lugares estaban cerrados o tenían restricciones. Para mí, era algo nuevo, barato y todos querían probarlo. Comencé a vender mis doblados a $ 2.50 cada uno. Este precio me permitió comprar un poco más y elevar la calidad de la carne y el queso. El aguacate y el consome  están incluidos, eso es lo que hace el boom. 

No podía seguir vendiendo comida desde mi casa. Vi un espacio disponible y pensé: “Tal vez sea demasiado grande”. Resulta que ahora es demasiado pequeño. La gente decía: “Este lugar es salado”. Decimos en español salado, lo que significa que aunque la gente intente iniciar un negocio allí, no tendrá éxito. Dije: “Dame un poco de tiempo”. Abrí mi restaurante el 14 de agosto, hace tres meses. 

Ruby dió oportunidad de usar el espacio de su restaurante para registrar votantes antes de las elecciones de noviembre del mes pasado.

Todos estaban súper emocionados, muy felices. Como el lugar estaba un poco salado, la gente decía: “Ni siquiera funcionará durante un mes”. Pero llevamos aquí tres meses. El Tyler Paper llegó la primera semana. Teníamos 150 clientes cada 30 minutos. 

Hemos tenido clientes del restaurante  nuevos, al igual que los que me conocían de antes. A las 11:30 a.m., los pedidos para llevar están completos. A partir de ese momento, el tráfico del restaurante es intenso. Todavía estoy cumpliendo tantos pedidos como hicimos la primera semana. Los negocios están más ocupados a las 3 p.m., cuando recogen a los pequeños de la escuela. 

Aproximadamente el 20% de nuestra clientela son latinos. Estoy notando más anglos que antes, a veces de Mother Frances y Stanley’s Barbecue vienen a pedir ordenes grandes para ellos. Hay muchos anglos que compran comida para sus trabajadores. 

Empiezo a pensar en una segunda ubicación. Estaba pensando en un camión de comida. Me gustaría construir algo desde cero. Las propiedades estan caras. Tengo el ojo puesto en un lugar y es hermoso. Sin embargo, mi prestamista no está muy entusiasmado con esta ubicación, tal vez porque no está en South Tyler. Creo que esperaré un poco más. 

Dirigiriendo un restaurante, todos los días aprendo algo nuevo. Ha sido difícil porque empleo gente y quiero ser justa. Ahora tengo 22 trabajadores. 

Acudí a la esposa del dueño de Chema’s para que me ayudara a comprender las regulaciones y la contabilidad. Tengo un libro con toda la información del restaurante. Ahora es Ruby’s Mexican Restaurant, LLC. Pago miles de dólares en impuestos cada mes, porque las ventas son altas. 

¡Uso 40 bolsas de cinco libras de queso por día! Los doblados y las enchiladas son los más vendidos. 

Mi sueño es tener un lugar de mariscos, muy mexicano con platos de barro como los que sirven en la región de Guerrero. Me gustaría encontrar un lugar para abrir en Flint,ya que tengo muchos clientes de ahi. Quiero tener restaurantes en todo Tyler, pero cada uno con su especialidad. 

Ruby crea una variedad de 10 platos exclusivos durante la entrevista de The Loop.

El año pasado estuve sin dinero, trabajando todo el tiempo y obteniendo el mínimo. Pero ahora las cosas están cambiando. Parte de eso es gracias a COVID, y también a mis padres, hijos y hermanos. Esto no podría ser una realidad sin el apoyo de ellos.”

Paulina Pedroza is a community advocate and teacher. She has taught English to language learners for 12 years, as well as immigrants preparing for their United States citizenship test. She also teaches Spanish to Tyler police officers. Paulina is an active liaison between Tyler and East Texas organizations and city services and local Latino communities. She is a board member of The Tyler Loop.

Thanks for reading this story. Just one more thing. If you believe in the power of local journalism here in Tyler, I'm hoping that you'll help us take The Loop to the next level.

Our readers have told us what they want to better understand about this place we all call home, from Tyler's north-south divide to our city's changing demographics. Power, leadership, and who gets a seat at the table. How Tyler is growing and changing, and how we can all help it improve. Local arts, culture, entertainment, and food.

We can't do this alone. If you believe in a more informed, more connected, more engaged Tyler, help us tell the stories that need to be told in our community. Get free access to select Loop events, behind-the-scenes updates about the impact and goals of our work, and, above all, a chance to play a part in bringing more fresh, in-depth, unexpected journalism to Tyler.

Support The Tyler Loop

Previous article“Maybe because of COVID.”
Next articleHow “The Cut” was a neighborhood hub and source of pride for North Tyler.
Jane Neal is the executive director of The Tyler Loop and storytelling director of Out of the Loop: True Stories about Tyler and East Texas. In addition to the Loop, she works at the Literacy Council of Tyler and Tyler Public Library. Jane is a certified interfaith spiritual guide. She is a member of Leadership Tyler Class 33 and a former teacher of French at Robert E. Lee High School, where she ran a storytelling program called Senior Stories. Jane and her husband Don have four children.
SHARE